Conocer gente en invitan

Después puedes ir a comer al Mercado No. Para pasar la tadre no hay nada mejor que El Malecón el Puente de los Suspiros. Foto por Amilcar Alvarez Garcia en Unsplash. Al llegar no te olvides de ir directo a la Plaza de Armas de Puno y caminar sobre la Calle Lima, que es donde se encuentran todas las coloridas artesanías. Sin embargo, desde el lado peruano puedes conocer las islas Uros, Taquile y Amantí.

2 En la Puna. A bordo de un tren de lujo

Y es que estamos rodeados de 3 volcanes, que han entrado a lo largo de los tiempos en diferentes erupciones. El acierto creemos que es total. Se encuentra en frente del Casa Andina Classic, con todo tipo de servicios, pero especialmente anonadados nos dejan sus jardines, llenos de pajaros de todo tipo incluidos colibris al aire libre y alrededor nuestro entretanto nos disponemos a desayunar tranquilamente 26 PEN. Una gozada que repetiremos lejano antes de irnos. Así, bajamos la calle Jerusalen y tras 3 cuadras giramos a una de las calles principales.

Día 6 : AREQUIPA

Justamente, esta hermosa ciudad ha sido opacada por otros destinos como Machu Picchu, Lima, las líneas de Nazca o incluso el Cañón del Colca, una de las principales atracciones de la zona. Pero esta ciudad tiene abundante que ofrecer. En este artículo te mostraremos 3 poderosas razones para ver Arequipa y disfrutar de la Localidad Blanca. Si te gusta la biografía y la arquitectura Arequipa es el destino perfecto. En primer lugar, el centro histórico de Arequipa fue manifiesto como Patrimonio Cultural de la Beneficencia por la Unesco. El denominado abigarrado andino, herencia de la época grand, se puede observar en todo el centro histórico, principalmente en las iglesias y conventos.

1 Lima. Cena con un chef top

Se trata de un monasterio, pero en realidad es una especie de acrópolis, un pequeño pueblo independiente dentro de la gran ciudad de Arequipa. Cheat sus En su interior se pueden apreciar las casas que habitaban las monjas que provenían de familias de la aristocracia, muchas de las cuales eran bastantes lujosas. Las viviendas, así como los espacios comunes, estaban conectados por angostas callecitas de paredes de color blanco, rojo y azul que en todo momento nos hacen apostar que estamos paseando por un ancestral pueblo español. Para que la cita sea perfecta, mi recomendación es que contrates una de las guías del monasterio.

0 comentarios

Dirigir un comento