Quiero conocer chama

Allí se habló de cómo puede cambiar el mundo el feminismo. En los intermedios se recordó a las Sin sombreromujeres de las letras y el arte español de la Generación del 27 que han sido tan silenciadas. El ecofeminismo estuvo magistralmente contado por Yayo Herrero y arropado por Cristina Narbona. Se recordó que bajo la crisis yace un problema ecológico de fondo falta petróleo, minerales… que el neoliberalismo no quiere reconocer, prefiriendo culpar a los migrantes. Concluyendo: no hay buena economía sin ecología y sin feminismo. Sobre ello escribí en este medio. En el eje IV se habló de Género, raza, clase, marginación, y de feminizar los medios y la política. Donde el feminicidio es usual, el cuerpo de la mujer es botín de guerra, se secuestran niñas para la trata, y la iglesia tiene graves casos de pederastia.

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Denunciar comentario. Caricatura de Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina. Esta semana A 17,75 declaraciones por fecha. Pero la penitencia es patrimonio de la Semana Santa. De toda la vida. Marc Viader Salvadó entró en la sala de vistas. El apoderado judicial le indicó que pusiera sus cosas sobre una silla colocada en la pared trasera de la apartamento.

Accessibility links

Por Javier Aja y S. Hotel Global. Palacio Real. Palacio del Senado. Galería de Grups. Palacio de Buenavista. Localización del PSOE andaluz. Parc Ciutadella. Asistencia Provincial.

Descubre noticias para ti

Haití ha sido escenario de esclavitud, revolución, deuda, deforestación, corrupción, explotación y acidez. Sin olvidar la colonización, la ocupación por EE. Asumiéndola como territorio de la corona española, Colón bautizó la isla La Hispaniola o La Españolaconoció a los nativos, que eran taínos, los llamó indios y con ellos pasó su primera Navidad en el Nuevo Mundo. Aunque inicialmente la aprovechamiento de yacimientos de oro y la producción azucarera entusiasmó a los colonizadores, el descubrimiento de una enorme riqueza en el continente americano hizo que el interés por La Española menguara, particularmente el interés por la parte occidental de la isla. Así, los bucaneros ingleses, holandeses y franceses se disputaron lo que los nativos taínos habían conocido como Ayiti. Los que viajaban con la bandera de Luis XIV, el Rey Sol francés, asumieron gradualmente el control de esa esquinazo de la isla y en Francia la reclamó formalmente y la nombró Saint-Domingue.

0 comentarios

Dirigir un comento