El hombre de favoritas

Voltaire decía que los peores misóginos siempre son mujeres. Debíamos aprender todavía que el Diablo creó la juventud para que cometiésemos nuestros errores y que Dios instauró la madurez y la vejez para que pudiéramos pagar por ellos. Nada es tan difícil de creer como la verdad y, por el contrario, nada tan seductor como la fuerza de la mentira cuanto mayor es su peso. No hay nada como un estómago vacío para desenmascarar el mito del efecto ennoblecedor del hambre de espíritu. Una diferencia literaria, no real ….

Trabajos relacionados

Emisario por danilo A algunos hombres los disfraces no los disfrazan, sino los revelan. Cada uno se disfraza de aquello que es por dentro. Gerardo Diego A la manera que el río hace sus propias riberas, así toda idea legítima hace sus propios caminos y conductos.

0 comentarios

Dirigir un comento