Donde conocer trataban

Entonces, detienen el vehículo y comienzan a negociar. Cuando han cerrado el precio, uno de ellos sale del coche mientras el otro recibe en el interior el servicio sexual que haya contratado. Y luego, lo mismo con el otro. No les gusta ir por ahí aireando que van de putas. Pero tampoco tienen conciencia de estar haciendo nada malo. Cambiamos de escenario. Saludan a los gorilas vestidos con traje negro que vigilan el acceso, entran, se piden una copas 12 euros el cubata, 10 euros el refresco y se acodan en la barra ovalada mientras una treintena de mujeres dan vueltas a su alrededor, en plan pasarela, y se van parando sucesivamente junto a ellos para que comprueben el material.

0 comentarios

Dirigir un comento