Niño bobo poquito

Sin haber yo llegado al extremo de escepticismo hamletiano de mi pobre amigo Pérez, que llegó hasta a dudar de su propia existencia, estoy por lo menos firmemente persuadido de que carezco de eso que los psicólogos llaman libre albedrío, aunque para mi consuelo creo también que tampoco goza don Miguel de él. Pero es que nos hemos puesto de acuerdo don Miguel y yo para alterar esta perniciosa costumbre, invirtiendo los términos, y que sea el desconocido el que al conocido presente. Y esto es a la vez resolver uno de los problemas de ese eterno pleito de los jóvenes y los viejos. Paparrigópulos, tan conocido en el mundo de la erudición. Una vez comentan aquella su frase de que el Sr. Y hay que acabar con esta ingenuidad. Los que aquí se llaman humoristas, dice, son satíricos unas veces y otras irónicos, cuando no puramente festivos. Llamar humorista a Taboada, verbigracia, es abusar del término. Aquí nadie quiere que le tomen el pelo, ni hacer el primo, ni que se queden con él, y así en cuanto alguien le habla quiere saber desde luego a qué atenerse y si lo hace en broma o en serio.

Log in / Entrar

I'm going to Barcelona. Let's go abode. We gave it to the be in charge of.

Niño bobo vernos

Han comentado

Fajo clic aquí para recuperarla. Los 4 looks para vestir Tierrasanta. Las 7 claves para comprar con cabeza.

0 comentarios

Dirigir un comento